Blog

Trabajo en altura y viento

viento y trabajo en altura

Uno de las condiciones que menos se tienen en cuenta a la hora de realizar trabajos en altura de una manera segura es, sin lugar a dudas, el viento.

En estos momentos no existen en España normativas que obliguen a desalojar la zona de trabajo en altura cuando se registran rachas de viento importantes. Sin embargo, si existen recomendaciones al respecto, en los casos en que la fuerza del viento se convierta en un verdadero peligro.

Para aquellos trabajadores que estén ejerciendo su labor en tejados inclinados, tejados metálicos o de chapa, la velocidad del viento a la que se aconseja abandonar el lugar de trabajo es de entre 45 y 50 km/h. Así lo indica la Nota Técnica de Prevención 448: trabajos sobre cubiertas de materiales ligeros. Pero no es obligatorio, es tan solo una recomendación del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España.

Consecuencias y solución

Abandonar el lugar de trabajo en altura debido a condiciones meteorológicas adversas, en este caso fuerte viento, supone costos tanto en tiempo como en dinero. Una posible solución a estas consecuencias pasa por conocer la previsión de la fuerza del viento con suficiente antelación. De este modo, se puede organizar las jornadas de trabajo de una forma más eficiente, evitando sobrecostos y también accidentes.

La Agencia Estatal de Meteorología de España (AEMET) ofrece previsiones a una semana vista de la fuerza y dirección del viento.

Con todo, para evitar posibles accidentes de trabajadores por rachas fuertes de vientos, se aconseja la instalación de redes de seguridad.