Blog

Primeros auxilios en caso de accidente

primeros auxilios- redes de seguridad construccion

Cuando se produce un accidente en cualquier ámbito laboral y especialmente en la construcción, es importante saber como actuar en una primera instancia para garantizar que los heridos están atendidos correctamente hasta que lleguen los servicios sanitarios. Por eso no está de más repasar como se tiene que actuar en caso de accidente.

Lo que entendemos por primeros auxilios, es el conjunto de actuaciones o técnicas que permiten la atención inmediata de un accidentado, hasta que llegue la asistencia médica profesional, para que las lesiones sufridas no empeoren. Es decir, no se trata de atender a nadie por encima de las posibilidades de cada uno, sino de hacer lo mínimo necesario para estabilizar a los heridos mientras esperamos a los servicios de emergencia.

Consejos generales

1. Conservar la calma. Es muy importante no perder los nervios, ya que si no, será imposible actuar de forma correcta, y es muy posible cometer errores irremediables.

2. Evitar aglomeraciones. Todos hemos visto en alguna ocasión una multitud de curiosos revoloteando alrededor de un accidente. Esto no hace más que entorpecer a los que intentan ayudar y poner problemas de accesibilidad a los servicios de emergencia. No hay que convertir un accidente en un espectáculo de masas.

3. No mover al herido. Como norma general, no hay que mover a ninguna persona que haya sufrido un accidente hasta que estamos seguros de que puede realizar movimientos sin riesgo de que se agraven las lesiones existentes. Esto es muy importante para prevenir lesiones de columna. En cualquier caso, existen determinadas ocasiones en que no hay más remedio que mover al accidentado pues puede darse el caso de que este siga estando expuesto a una situación de riesgo mayor que dejarlo inmóvil (por ejemplo en un incendio).

4. Examinar al herido. Es un examen básico para tener una primera impresión del estado de gravedad del herido y de cuales son sus lesiones. Se comprobará si el accidentado esta consciente, si respira y si tiene pulso. Luego realizaremos un examen un poco más exhaustivo para ver que tipo de lesiones tiene el accidentado, así podremos dar la mayor información posible a los servicios sanitarios.

5. Tranquilizar al herido. Los accidentados suelen estar asustados, desconocen las lesiones que sufren y necesitan a alguien en quien confíen en esos momentos de angustia.

6. Mantener al herido caliente. Cuando el organismo humano recibe una agresión se activan los mecanismos de autodefensa, implicando, en muchas ocasiones, la perdida de calor corporal. Esta situación se acentúa cuando existe pérdida de sangre. Por lo tanto es vital mantener caliente al accidentado.

7. Avisar al personal de emergencias. Una vez realizada la evaluación del accidentado se avisará a los servicios de emergencia al teléfono 112. Si hay varias personas atendiendo a los accidentados, es mucho más interesante repartir las tareas y que alguien se encargue de llamar a emergencias en lugar de atender a los heridos.

8. No medicar. No se debe dar ningún tipo de medicamento al accidentado aunque este lo pida.

La actuación más rápida posible ante un accidente, puede salvar la vida de una persona o evitar el empeoramiento de las lesiones que pueda tener.

Para atender a un accidentado hay recordar tres actuaciones básicas:
1. Proteger a los accidentados sobre todo para evitar que se puedan producir nuevos daños si persisten los riesgos.
2. Avisar a los servicios de emergencia. Eso es sin duda una de las cosas más importantes que podemos hacer por los accidentados.
3. Socorrer.
Una vez asegurados los dos puntos anteriores, podemos optar por socorrer a los heridos en la medida de nuestras posibilidades y teniendo en cuenta los ocho puntos anteriormente comentados.