Blog

Cómo actuar en accidentes por caída del montador de redes de seguridad

Cuando se está montando un sistema de redes de seguridad, existe la posibilidad de que el montador del mismo sufra una caída. En esta entrada, vamos a comentar como se debe actuar en caso de que el operario montador haya sufrido una caída siendo retenido por el sistema de red de seguridad y que no pueda salir del mismo por sus propios medios.

Apuntar que estamos teniendo en cuenta la posibilidad de que el sistema de redes de seguridad pueda no estar operativo al 100% puesto que el montador estará realizando operaciones precisamente para su montaje, desmontaje o modificación, por eso es imprescindible que el trabajador se proteja del riesgo de caída mediante protecciones individuales (arnés y línea de vida) y también colectivas (barandillas).

Los montadores de redes de seguridad deben formarse de forma que tengan la capacitación suficiente para decidir en caso de un accidente de este tipo, si pueden ellos mismos iniciar las acciones de rescate o es mejor recurrir a especialistas de los servicios de emergencia.

Protocolo de actuación básico

El protocolo de actuación básico para tratar este tipo de accidentes, se divide en tres pasos que vienen a ser los pasos básicos en cualquier protocolo de actuación en caso de accidente:

1. Proteger, (autoprotección y protección de la zona).
2. Avisar del accidente.
3. Socorrer al accidentado.

Lo primero que hay que hacer siempre antes de proceder a socorrer al accidentado, es hacer una valoración general de la situación para poder tener elementos de valoración suficientes que permitan decidir si es más interesante y seguro para todos proceder a intentar un rescate con los medios disponibles o esperar a que llegue ayuda externa.

Siempre habrá que atenerse a lo que determine el protocolo de actuación que previamente se ha diseñado para cada situación. Este protocolo tiene que contemplar como mínimo los siguientes aspectos:

– Posibles situaciones de accidente.
– Criterios de valoración y actuación a la hora de socorrer al accidentado.
– Procedimientos de rescate: pasos a seguir para la retirada del accidentado a una superficie estable.
– Primeros auxilios al accidentado.
– Medios requeridos (humanos y materiales) para el rescate.

Retirada del accidentado a una superficie estable

Esta es una de las actuaciones fundamentales y que primero ha de realizarse en caso de un accidente de estas características, sin embargo esta actuación depende de una serie de factores a tener muy en cuenta:

· El lugar de la caída. Hay que observar con detenimiento el lugar donde se ha producido la caída para poder tener en cuenta las características del mismo a la hora de continuar aplicando el protocolo.

· Los medios técnicos y humanos de que se disponga para rescatar al accidentado. Son aquellos medios tanto humanos como materiales (plataformas elevadoras, andamios, escaleras, equipos de descenso/escalada, ….) que utilizados de una forma adecuada, garantizan que el rescate se puede realizar de forma segura para todos, tanto para el accidentado como para los rescatadores.

· El estado del accidentado (consciente, traumatismos en extremidades, traumatismos en tronco-cabeza, inconsciente, …). Se hace una valoración básica del estado del accidentado. Ese estado será leve si el nivel de consciencia se ha mantenido intacto, si no ha sufrido traumatismos graves ni hemorragias. Si por contra el trabajador está inconsciente u observamos indicios de traumatismos o hemorragias, habrá que considerar su estado como grave. También tendremos que tener en cuenta a la hora de hacer esa valoración el estado de ansiedad o pánico del trabajador afectado.

· Del tipo y estado del sistema de red de seguridad. Se hará una revisión rápida del sistema para ver si el mismo y comprobaremos si el sistema tiene algún tipo de rotura y si es estable. Consideramos un sistema como estable cuando después de haber parado la caída del montador, la red de seguridad no tiene ninguna rotura de cuerdas o mallas consecutivas, los soportes no se han roto ni deformado en exceso y los puntos de anclaje a la estructura están intactos; en caso contrario será inestable.

Una vez realizada la valoración anterior, podemos encontrar tres casos diferentes:

1. Red Estable + Accidentado Leve + Medios Adecuados.
Hemos realizado una observación de la red para verificar que no hay roturas ni deformaciones importantes ni en la propia red, ni en los puntos de anclaje y ni en la estructura. El sistema ha funcionado correctamente y ha frenado la caída del montador evitando traumatismos o hemorragias.

Además tenemos disponibles todos los medios tanto humanos como materiales que nos van a permitir realizar el rescate de una forma rápida y segura.

En este caso, procederemos al rescate siguiendo esta secuencia:

1. Retirar al accidentado a una superficie estable utilizando los medios adecuados.
2. Aplicar los primeros auxilios.
3. Esperar a la llegada de la atención sanitaria.

2. Red Estable + Accidentado Leve + Medios Inadecuados.
Si se da el caso de que no disponemos de los medios necesarios para poder hacer un rescate con garantías pero el sistema de redes se ha mantenido estable y el accidentado no sufre ninguna herida de consideración y está consciente, seguiremos los siguientes pasos:

1. Solicitar equipos de rescate y asistencia médica por el medio más rápido disponible.
2. Tranquilizar y acompañar al accidentado hasta la llegada de los equipos de rescate.
3. Facilitar la labor a los equipos de rescate.
4. Una vez retirado el accidentado a una superficie estable se le aplicarán los primeros auxilios.

3. Red Inestable y/o Accidentado Grave.
Se trata quizás de la situación más crítica por lo que deberemos extremar las precauciones y actuar en función de cada situación, pero siempre por encima de todo teniendo en cuenta que el rescatador tiene que tener garantizada su propia seguridad, lo último que querríamos es un nuevo accidente, y que el rescate debe ser rápido pero no por ello podemos precipitarnos y realizarlo de manera insegura.

La situación de partida tras la observación inicial es que el operario ha sufrido traumatismos graves, está inconsciente o tiene una hemorragia importante. Además hemos comprobado que la red, los soportes o los puntos de anclaje se han roto considerablemente o tienen graves deformaciones. En este caso, procederemos al auxilio del accidentado sin prisa pero sin pausa teniendo en cuenta que ese rescate depende del tipo de sistema de red de seguridad y de la disponibilidad de medios.

Si hablamos de sistemas U, V o T, se utilizarán pértigas extensibles y de cabrestante y se elevará o descenderá al accidentado hasta una superficie estable. Si disponemos de una plataforma elevadora también es muy aconsejable su uso para esta misión. Allí le aplicaremos los primeros auxilios mientras llegan los servicios de emergencia. Es muy importante hacer todos los movimientos con suavidad para no agravar posibles lesiones.

Si se trata de un sistema S, la acción dependerá de si disponemos o no de plataforma elevadora. En caso afirmativo, la utilizaremos para bajar al lesionado al suelo, aplicándole allí los primeros auxilios. Si no hay plataforma disponible o no se puede llegar al lugar con la misma, habrá que sopesar si interesa más esperar la llegada de los servicios de emergencia o intentar el rescate utilizando otros medios que tengamos disponibles.

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply